Imaginen poder visitar por unos cuantos días algunas de las playas más hermosas de Brasil. Para muestra basta un botón…

Tambaba, donde los cocoteros y la vegetación nativa contribuyen para una simbiosis perfecta entre el hombre y la naturaleza. Allí el nudismo es visto con mucha naturalidad. Hay un famoso baño de arcilla, que se cree que sea rejuvenecedor; y áreas distintas reservadas para familias y bañistas sin compañía.

Una imagen de los impresionantes acantilados…

Ilhéus revela bellezas raras: arenas blancas, rodeadas por extensos palmerales cercados por un mar azul – verde. A lo largo de la orilla central, las numerosas islitas fluviales y marítimas justifican el nombre de la ciudad.   La baia es óptima para la práctica de deportes, como windsurf, “laser”, hobby-cat y cayaques. Ríos, lagunas y cataratas están por toda las partes de la Vegetación Atlántica preservada, hábitat de especies raras así como el mico-leão-dourado,” Simia rosalia” haciendo aún más bella esta ciudad marcada por los aureos años de la cultura del cacao.

Atardecer en Ilhèus… simplemente impresionante

Pronto seguiremos mostrando más playa de Brasil y de otros países…

Anuncios